Gestión de Riesgos

Una buena Gestión de Riesgo implica ser consciente de que el riesgo del negocio abarca todos los campos; no es sólo tener el control de los riesgos de las finanzas o las coberturas con los seguros.

Gestionar el riesgo significa medir los riesgos relacionados con una decisión para obtener valor en la empresa, reduciéndolos hasta donde sea posible y aceptable.